La Mediación es uno de los Métodos de Resolución Alternativa de Conflictos, junto con la negociación, la conciliación, el arbitraje; los cuales se presentan como una opción diferente al juicio al momento de abordar un conflicto.
 
En particular, la mediación consiste en reuniones entre dos o más personas que necesitan resolver una disputa en común, asistidos por un mediador que actúa como tercero imparcial y que guía el diálogo entre las partes a través de técnicas comunicacionales. Por otro lado, en las mediaciones que se realizan en el CeJuMe es obligatorio contar con el asesoramiento legal de un abogado particular o un defensor público.
 
El objetivo principal es el restablecimiento del vínculo entre las partes, quienes además tienen la posibilidad de decidir el contenido de un acuerdo que se adapte a sus necesidades y sea beneficioso para todos. La  mediación contribuye a generar una cultura pacífica, ya que no trata a las partes como adversarios, sino como colaboradores en la resolución del conflicto, a través del diálogo, el entendimiento y la recuperación de las relaciones.
 
El Poder Judicial de la Provincia de Misiones brinda de manera gratuita este servicio, que facilita a las personas el poder decidir sobre sus propios conflictos.

La mediación es un método:

 
  • Voluntario: Las partes, estando debidamente informadas, deciden si desean participar o no, y pueden desistir de la mediación en cualquier momento del proceso. La mediación es voluntaria también para el mediador, quien puede finalizarla en el momento que crea oportuno o pedir una sustitución en su cargo.

 

  • Colaborativo: Las reuniones de mediación implican necesariamente la cooperación de todas las partes en el abordaje del conflicto, ya que se basa en la negociación entre intereses que pueden ser comunes, diferentes u opuestos.  

 

  • No adversarial: En la mediación no se trata a las partes como oponentes sino como colaboradores y co-constructores de la solución para su conflicto. Es un método pacífico porque se basa en la comunicación, el entendimiento y la recuperación de las relaciones.   

 

  • Oral: Consiste en reuniones de diálogo entre dos o más personas que tienen un conflicto entre sí. Dependiendo del grado de violencia que exista en la relación, las reuniones pueden ser privadas o conjuntas.

 

  • Flexible: Si bien el método de mediación tiene una estructura definida, dentro de ella se puede adaptar a las particularidades de cada caso. Es el mediador quien tiene la responsabilidad de conducir el proceso y amoldarlo a las necesidades que presente cada situación.

 

  • Confidencial: Lo que se hable durante la mediación no puede hacerse público. Para esto se firma un acuerdo de confidencialidad entre todos los presentes en la mesa de diálogo. Las excepciones a este convenio son los casos en que exista o se sospeche de maltrato o negligencia contra un menor o de la intención de cometer un delito.

 

  • Autocompositivo: Las partes del conflicto son protagonistas en la mediación. Son ellas quienes deciden el contenido del acuerdo que se va a llevar a cabo a fin de resolver sus propios conflictos.

 

  • Judicialmente válido: El acuerdo firmado por las partes, los abogados, y el mediador puede ser homologado por un juez, con lo cual adquiere la validez de una sentencia judicial y puede ser ejecutado en caso de incumplimiento. 
 
  • Gratuito, rápido y económico: El período de tiempo máximo para un proceso de mediación es de 90 días, y la cantidad de reuniones a realizarse depende del caso. Con esto se ahorra no solamente en términos de dinero, sino también de tiempo y de costos emocionales. 

 

  • Pacífico: La  mediación contribuye a la cultura de la paz, ya que no trata a las partes como oponentes o adversarios, sino como colaboradores y protagonistas en la resolución de su conflicto. Se basa en el diálogo, el entendimiento y la recuperación de las relaciones.